Categorías
Ecommerce Marketing Tecnología aplicada Tienda e-commerce on-line Transformación digital

Localización, geolocalización, GPS y datos de conexión para mejorar la web

Durante décadas hay un número que todos hemos ido conociendo, a veces con temor, con recelo, cierta precauciòn y/o con total libertad: los número de IP. Esos números que a veces parecen muy simpáticos, tambièn suelen esconder mitos, peligros y verdades.

Te invito a un mega post donde haré una introducción a la localizaciòn, geolocalización, tanto por GPS como por Datos de Conexión, pero orientado a usos útiles, que mejoran la web, brindan seguridad y permiten que podamos disfrutar de mejores servicios, crear nuevos productos y avanzar con experiencias personalizadas en lo social, publicidad, e-commerce y mucho más.

Intentaré no ir tan a lo técnico, sino al sentido práctico, pero a la vez en alguno de los post más específicos, quiero mostrarte y desmitificar cada concepto con algun ejercicio simple. ¿Listos? ¡Vamos!

Localización y Geolocalización, ¿qué diferencia y similitud tienen ambos conceptos?

Localización son datos de ubicación estimados, deducidos o calculados, que podríamos decir «no geográficos», sino zonales; podríamos darle un tono de uso más «civil y comercial». Se diferencial de la geolocalización donde es un dato preciso, georeferencial, una coordenada proveniente del sensor GPS.

Contexto e historia del teléfono fijo, y la internet de las IP, nubes y millones de datos en la red de redes

Mi abuela era operadora telefónica, de la época donde debías levantar el tubo del teléfono y pedir con quièn querías comunicarte. Había tiempos de espera que podían ir de minutos hasta horas, y finalmente se interconectaban ambos teléfonos con una clavija entre A y B, en un panel que hoy nos parecería una locura.

Mi madre fue operadora ya en la época del telediscado, donde era todo un poco más automatizado; en la Argentina, para el mundial de fútbol, hubo grandes inversiones en mejorar al menos la comunicación entre las ciudades sedes, Córdoba, Rosario, Mendoza, y claro, Buenos Aires.

En 1998, cuando yo conocí internet, y cerca del 2000, ya navegando solo y curioseando, todo era diferente. Recordabas un número de tu ISP favorito, escuchabas el ruido del modem dial-up, y ya ingresabas en loquequieras.com que seguro encontrabas algo. Pero, también fue época donde mi padre tenía unas guías de papel donde recomendaban ciertos sitios web y además de la «dirección fácil», te dejaban la IP.

– ¿De qué zona es un número que empieza con 80?
– Es cerca de tal barrio, corresponde a esa central.

Diálogo con mi madre

Así como en esos casos mi abuela y mi madre sabían de memoria el código telefónico de algunos paises, ciudades y zonas de las ciudades, podías identificar hasta cierto barrio con un poco de maña. Pasa lo mismo con las IP: son números que se van dividiendo en bloques por continentes, por países, por regiones, y por centrales. ¿Es posible individualizar un domicilio? Complicado, pero eso lo termina sabiendo el ISP (la empresa de internet) y es un dato que puede individualizarse con una orden judicial.

Bien, pero… ¿quiénes pueden averiguar mi ip? Todos. Cualquier sitio web al que accedés puede identificar y conocer ese número. Dependiendo si esa web tiene buenas intenciones, podrá hacer «buen» uso del dato para personalizar tu experiencia de usuario, como bien veremos en este y otros artículos relacionados, pero también pueden hacerse algunas maldades y daños (y eso vendrá al final de la serie).

La IP es un número, que actualmente siguen conviviendo el formato IPv4 y el formato IPv6, lanzado más recientemente, que es alfanumérico, largo y complicado de recordar:

IPv4: 8.8.8.8
IPv6: 0000:0000:0000:0000:0000:ffff:0808:0808

¿Cuál es mi IP?

Quizás en alguna oportunidad te hayan pedido de algun proveedor de hosting, tu programador, por alguna curiosidad hayas querido saberlo, etc; y hay sitios que justamente sólo tienen por funciòn informarte cuàl es tu IP, tal como lo dice el nombre. ¿Para qué? Puede configurarse para algún filtro de seguridad, por ejemplo, tambièn para dejar registro de qué equipo hace una modificación, etc.

Algunos servicios más modernos han armado realmente plataformas muy curiosas con un «mapeo» de IPs y datos adicionales. Mi favorito es IPinfo.io, podés ver acá un ejemplo de qué datos muestra para la IP 8.8.8.8 o accedés a la web de ellos y mirá los de tu conexión:

Esta plataforma, y no es la única, en base a una recopilaciòn y análisis de redes, brinda en base al número de IP algunos otros datos, tales como:

  • host,
  • Ciudad,
  • Provincia,
  • País,
  • localización (no es exacta),
  • Organización o Proveedor,
  • código postal (no es exacto en muchos casos o es el básico de la ciudad, no de la zona o barrio),
  • la zona horaria, etc…

¡WOW! ya a algunos lectores les habrá dado miedo, ¿cierto? Bueno, por eso muchos especialistas en seguridad informática ya recomiendan el uso de VPN hasta para el uso hogareño, no sólo por seguridad del home office o conectarse a sistemas de la empresa (y veremos los fundamentos más adelante, luego de esta base teórica).

¿Para qué podría servir esta información? ¿Qué casos de uso útil pueden tener?

cable de red conexion internet lan intranet vpn

No más teoría aburrida, vamos a unos ejemplos…

Personalizar la experiencia de usuario con datos de localización:

Imaginate que entrás a MercadoLibre.com, el marketplace más conocido de Latinoamérica, y… ¿vas a comprar algo de Chile, Brasil o México? Claramente la plataforma quiere ahorrarte un paso y brindarte una mejor experiencia, ¿por qué no aprovechar conocer el país desde donde te conectás y abrir directamente la web de Argentina? ¡Eureka! un paso menos, ya se cargan los productos, precios, impuestos, promociones y demás de Argentina. Ahora, ¿calcular el envío? Ok, quizás se puede levantar de la data de conexión la provincia y ciudad, quizàs no preseleccionada, pero sí sugerida. Otro paso menos, todo más fácil, simple, a fuerza de pocos clicks. ¿No parece fantástico?

Filtrar los accesos a una VPN, Intranet o red de la empresa:

Hoy en día el trabajo remoto, home office y conexiones por fuera de la misma oficina son una «nueva normalidad», pero muchas empresas ya vienen trabajando hace años con el uso de VPN o redes privadas virtuales, conexiones virtualizadas que generan un «cable» directo entre el dispositivo y el servidor de destino, encriptado, seguro, válido sólo para tales usuarios… Pero, un filtro muy interesante, podría ser filtrar «por país», ya que una PYME o empresa nacional, salvo algún empleado se conecte desde el extranjero, un ejecutivo o algún cliente, «no queremos tráfico extranjero» en la intranet. Filtrar contenidos para otros países por cuestiones legales, además, pueden ser otros ejemplos.

Optimizar la experiencia del cliente y reducir el fraude en E-commerce

Esta me gusta más y la apliqué en una decena de sitios web en donde necesitábamos agilizar el proceso de compra, checkout y reducir el fraude; 3×1: como el ejemplo 1 y 2 descriptos, tomabamos algunos datos, los poníamos como sugerencia para pre-calcular transporte, para filtrar por seguridad, y al final, en el checkout, más allá de la precarga, volvíamos a comparar con los datos de red. Si un cliente de Tierra del Fuego quiere comprar con entrega a Jujuy y está conectado desde Buenos Aires, «scoring» de luz roja, a revisión manual.

¿Se puede hacer más? Claro, iremos viendo y analizando más datos, casos y usos en base no sólo a esta informaciòn con inicio en la IP y la plataforma mencionada (que no es la única), sino también en los datos que podemos levantar desde el navegador, de nuestro servidor, de plataformas de cobro, API públicas, servicios avanzados y más.