Categorías
Sin categoría

Crisis de oportunidades

Siempre me gustó la frase «crisis de oportunidades», y más aún aquella que leí hace años y me parece el mejor ejemplo:

Mientras algunos lloran, otros venderán pañuelos

Lejos de caer en el cliché de coaching o motivacional, es claro que en toda situación, de las más fáciles, complejas, diferentes, desafiantes, de shock o de alegría, en todas hay oportunidades. Y una persona no puede ver a todas, sino que está condicionada siempre por su ánimo, conocimientos, experiencias, y el poder aprovecharlas. Y allí es donde los más emprendedores, los atrevidos, el pensamiento lateral o los equipos multidisciplinarios marcan la diferencia.

¿Es el COVID la pandemia que necesitábamos para reformular la globalización, la industrialización y las formas de trabajar, hacer, crear y proyectar futuro?

No sé si es el shock que necesitábamos, no sé si es que Dios, el destino, la naturaleza o la humanidad como conjunto llegó a esto como proyecto o como resultado de acciones; pero es, está, tenemos el COVID en el mundo y hay que actuar, gestionarlo, quizás intentar dominarlo o resolverlo.

Cada uno en su ámbito y responsabilidad debe lidiar con esto, y en ello, lleva a que el comercio como motor social, económico y de vida, deba analizar y aprovechar oportunidades.

La medicina, necesaria como nunca, pero a la vez con una patada en el tablero que la lleva a la atención en distancia y a prácticas que siempre estuvieron en los manuales, y le sucede todo en simultáneo.

En la educación, donde un sistema ya de por sí obsoleto, debió reinventarse y le llevará décadas establecer un nuevo modelo digital, interesante, efectivo.

¿Son modas o llegó para quedarse? Aún después de 30 años y con todo a la vista, algunas personas creen que la internet y el e-commerce es una «moda pasajera»…

¿Es posible sostener la digitalización por mucho más tiempo?, me preguntó hace meses un importante político, preocupado por algunos asesores que le decían «de esto no se vuelve»; y es cierto: hay cambios que han venido para quedarse, estamos atravezando a ritmo acelerado puntos de no retorno, se está desconstruyendo y destruyendo un mundo que conocíamos y planteándonos nuevos desafíos, y en este baile no queda más que bailar y actuar con las herramientas, conocimientos y oportunidades que hay, generar otras nuevas y seguir mejorando en los procesos y prácticas que son útiles de sostener.

Covid, y no covid, las crisis son permanentes motores de desarrollo. Quedará entonces en identificarlas, tener el ejercicio de aprovecharlas, explotarlas al máximo y crecer con ellas. ¿Venderás pañuelos o quedarás llorando esperando a que, quizàs nunca, todovuelva a ser como antes?